Por Domin-Omega

Todo lo que tiene un principio tiene un final, es un dogma de la vida, quién no lo sabe. Cuando ingresamos al ceti realmente no nos visualizábamos en el último día de escuela, quien al comenzar una fiesta se pone a pensar en la hora de despedida. El haber dejado la secundaria atrás mantenía nuestra mente ocupada, y nos preocupábamos mucho sobre lo que sería de nuestros excompañeros y amigos en el futuro, sobre si seguiríamos viéndolos. No veíamos el futuro que nos aguardaba.

Hoy fue el examen de admisión para los de nuevo ingreso, y mi último día en pisar el plantel bajo calidad de alumno. Fueron tantas las presiones del último semestre que no había tenido la oportunidad de detenerme a pensar en ello; hoy, cuando la verdad se encuentra sobre la mesa, es cuando calan esos cuatro años. A simple vista pareciera como si hubiera sido ayer, pero después de darle algunas vueltas me doy cuenta de todas las cosas que pasaron, tantas experiencias, algunas malas otras buenas, pero todas igual de admirables. Definitivamente no caben en 24 horas, ni en un mes, a veces hasta dudo que sólo hayan sido cuatro años. Hay tanto que nos queda por contarles, y si del otro lado del monitor quedan aún algunos lectores fieles, tengan por seguro que este blog no morirá pronto.

Aspirantes hubo muchos, muchísimos. Los maestros andaban con los kilos y kilos de pruebas en brazos, llevándolas al acopio. Lo vi personalmente, estuve ahí, despidiéndome de algunos profesores mientras ellos terminaban sus trámites de aplicadores.
Aspirantes, no crean todas esas barbaries de que la vida en el ceti es un infierno; lo es efectivamente, una lucha constante y escasa de piedad en muchas ocasiones; pero es del tipo de experiencias que hace falta vivir. Ha de ser un infierno lanzarse en paracaídas, sentir que tu cuerpo cae a una gran velocidad, y tener la incertidumbre de si se saldrá o no con vida de ello… pero nunca sabremos la verdad de lo que se siente hasta que no lo experimentemos en carne propia.

Todo terminó, entregué mi credencial para que la engraparan junto con algunos otros papeles, los últimos que espero tenga que entregar. Ahora, si tengo que volver al ceti, será portando un gafete de visitante.


PD: Sí, pueden usar mis logos del ceti para lo que sea que se relacione con el ceti, les doy permiso, adelante... me he dado cuenta de que han tenido mucho éxito y es precisamente lo que buscaba. Hasta en un ciber los ponen de protector de pantalla. Luego les doy más, lo que sea por amor al ceti…

3 comentarios:

Anónimo dijo...

FELICIDADES POR EL CICLO QUE CIERRAS....

Fenrir dijo...

Yo todavía no termino de asimilar la idea (sera por que aun cargo mi credencial del ceti en la cartera?). aunque e de aceptar que mis ultimas semanas como alumno sentía bastante nostalgia, sobre todo un día que entre a un salón de los 300, tantas cosas que pasaron entre esas paredes...

Domin-Omega dijo...

Yo me acuaerdo y no puedo asimilar la idea de que esas personas, todas y cada una de ellas, con las que estuviste luchando por un fin comun, jamás volveran a estar juntas para tomar una clase... parecia algo eterno, y sin mayor diferencia se terminó, como cualquier otro semestre, sin que algo nos dijera: "Hey, el viaje terminó..."