Por Domin-Omega

Este segundo parcial ha comenzado de la manera más “analgésica” posible, se han suspendido las clases con inusual frecuencia y cantidad. Esto es grave para nosotros los cetianos, pues perder ese ritmo de trabajo que adquirimos durante el pasado mes nos hará tambalear en las próximas semanas; terminando octubre el caos se hará presente otra vez más y con posible aumento de intensidad.
Para los verdes cetianos que apenas germinan en su camino por la escuela el pensar en esa próxima y cercana temporada de evaluación puede ser estresante y temible. Pero para nosotros los que ya hemos vivido más de tres años bajo el mismo ritmo de estudio, nos es tan típico como la navidad a los dieciséis años. Recomendaciones: hay que disfrutar de estos días leves lo más que se pueda, pues apenas pasen, habrá que luchar para no ser seducidos por el “No hay pedo, falto otra clase y nos vamos al **** pasarla de poca ****”.
Esa pequeña y traicionera probada de tranquilidad es la causante de un gran porcentaje de los extraordinarios que se terminan evaluando. Ya sea por faltas acumuladas, ya sea por el conocimiento no adquirido (o no macheteado) adecuadamente.
Y esta última e inusualísima suspensión general comenzó con un curioso y peculiar detalle:


Desde un día anterior en la CdeCAD se tenía el pendiente de conseguir edecanes que atendieran la llegada del personal a un supuesto evento privado de felicitación y mucha alcurnia. Al maestro Olea (encargado de la escolta y de la banda de guerra) lo atacaba la consternación de si se necesitarían o no los servicios del alumnado bajo su jurisdicción, y se desconocía el protocolo que seguiría la ceremonia. Sólo encargaron una gran cantidad de globos y las edecanes.
Todo el cuerpo directivo de la institución estuvo presente (según estoy enterado) no permanecí en la junta puesto que soy sólo un simple mortal. La escuela literalmente “evacuó” al alumnado, dejando sólo aquellos que teníamos la excusa de ser prestadores de servicio o algo semejante.
Se felicitó al personal y cada coordinación en particular, se entregaron reconocimientos y todo mundo fue feliz (hasta David Rodríguez, que fue feliz y efectivo además), todo en un evento privado que tenia como propósito darle énfasis a esa victoria que es ser la escuela certificada por la prueba de Enlace como primer lugar a nivel Jalisco en instituciones educativas publicas de nivel bachillerato.

Como les dije, de la junta sólo pude ver el comienzo, pues me surgió la repentina necesidad de ir al cine y dado que no tenía cabida en aquel evento no esperé a que me echaran fuera y salí por mi propia voluntad. Pero algo que llamó mi atención de inmediato fueron unas hojirijillas que tenían las asistentes oficiales a la junta, tituladas como: HIMNO DEL CETI.
Yo había leído la letra de este Himno tiempo atrás, hará uno o dos años… quizá año y medió; da igual. Vi el apócrifo papel en una oficina mientras me encontraba peluseando por el lugar, dudando en aquel entonces sobre su oficialidad. No tengo documentando en carne propia que se haya cantando antes el himno en algún evento: lo desconozco; aunque podría ser que en las graduaciones fuese recitado durante la toma de protesta de los alumnos graduados. No lo sé y no habré de asegurarlo; lo que sí sé es que fue presentado (con toda la oficialidad) ayer en la junta:

Canto Que canta honores
Es canto a la libertad
Tono y canto de ruiseñores
Imán que llama a estudiar.

CETI, CETI, mi sueño y realidad
CETI, CETI, la escuela universal.

Sueño que vibra en anhelo
De hacer patria en el trabajar
Despertando virtud y celo
De sembrar en la honestidad

Sin escatimar esfuerzo
Somos luz en la oscuridad
Que a la postre seremos ejemplo
Para un México universal.

La unidad es nuestra fuerza
Nuestro símbolo de hermandad
Es el pan para nuestra mesa
Y bastión de solidaridad.

De servicio hacemos escuela
Y también de fraternidad
Para el bien que mi patria anhela
En su canto a la libertad.

Los comentarios me los reservaré para la posterioridad, siento que hay mucho que decir. Mi primera expresión cuando lo leí por primera vez fue un tanto penosa, más por el coro y la parte de “Mi sueño y realidad” que por lo demás, y es que no me cuadra con el resto.
No sé quien la haya escrito y no sé si exista sólo un autor intelectual, no sé tampoco desde cuando existe realmente, sólo sé… que ahí está. Y si se lo preguntan: sí, sí tiene música, y si la cantan voces en ella.

Como ya he dicho, realmente si uno se pone a buscar el espectro de la ideología que representa el CETI, como filosofía y no tanto como plantel realizado (con el que los mexicatodoelmundohiedemenosyoymecaga-alumnos están peleados y disconformes) podría hallarla fácilmente. Pero como ya he dicho, el análisis exhaustivo me lo reservo para la posterioridad. ¿Qué opinan ustedes del susodicho cetianos?

PD: Creo que una de las maestras del plantel de la academia de ciencias administrativas (que imparte la materia de inglés para ser exacto) trabajó para la publicidad del medicamento ese que te levanta por que te levanta:


Si la has reconocido, posibles conmiseraciones, si no… da igual.

3 comentarios:

Miss Vulturi dijo...

jajaja no maaanchees....!!! xDD
la maestra de ingleeeeees.....
jajajaja si se parece un bueen xD
creo que Cheche ya nos habia platicado
de ese anuncio.
Oooohh siii! yo colabore con
el himno del ceti robandome
todas las hojitas xDD
dejenme decirles q algunos
los usaron como servilletas ¬¬
jaja bueeeno!
ciaaao :D

Domin-Omega dijo...

Le agradezco mucho su aporte Miss Vulturi y mis felicitaciones por unirse a la comunidad blogger XD.

Alpha dijo...

jajaja yeah!!!! el himno, lo mas botana del mundo es escuchar la interpretacion por un señor de voz baritono y dos sopranos, no existe nada mas humillante xD jajaja y el coro pff.... si te saca unas buenas risas :P