Por Domin-Omega

Ayer iniciamos de nuevo las clases con toda la enjundia que nuestros cetianos ánimos podían expresar, mi primera clase fue con Cacama, el lado más positivo, comenzaba a las 8:00 am. La clase fue amena, sustanciosa y hasta breve, pues salimos con algo de anticipación. Con ánimo y carisma sugerimos visitar la ciudad de la perdición, “Gomorra”, para los que no lo conozcan bajo este pseudónimo, me refiero al ex-ciber blanco (Compu+Médicos) que se convirtió en centro de renta de consolas de videojuegos entre otras diversiones sanas.

Desgraciadamente estaba cerrado, cosa curiosa, pues no tenían fama de ser huevones y habrían con bastante anticiapcion, era algo raro que estuviera cerrado a poco más de media hora de iniciar el receso. Bien, así como existe esta susodicha “Gomorra”, existe también su hermana mayor (por longevidad) “Sodoma”, que es, o mejor dicho, era el local naranja que también se dedicaba a estos negocios. Ambos estaban cerrados, al igual que muchos otros locales, incluyendo el ciber de la Red-Cup (lo cual a esa hora no era muy extraño) y el local de ropa.
A cualquier cetiano aquello no le hubiera perturbado, habría entristecido pues su tiempo libre no hubiera sido explotado frente a una consola mientras su dinero desaparecía, y mantendría la esperanza de que más tarde abrirían; pero a mí, un extraño presentimiento embargo mi alma, presentimiento que lamentablemente comprobé hoy, claro, basado más en chismes y comunicatividades de círculos cetianos, pero de fiabilidad, pues eran círculos muy cercanos al dueño del local denominado con nombre clave “Gomorra”.


Mis presentimientos fueron despertados por una curiosa e inédita protección instalada en las pizzas, cualquiera que viera aquella nueva característica en el local podría pensar, casi sin dudarlo; que fue asaltado. Bien, el local “Gomorra” no abrió en todo el día, así como tampoco lo hizo el local de ropa. Hoy apareció el siguiente aviso:

Se preguntaran ¿Qué carajos importa eso para los videojuegos? Bueno, mi teoría es que el inventario es más un “recuento de lo que quedó”. Al parecer alguien entro al local de ropa (desconozco si robó algo ahí y o él como entro) y desde ahí hizo un hoyo en la pared de tabla roca que lo separaba del local de los videojuegos, sustrayendo todos los bienes de este. Desde pantallas de alta definición hasta una gran dotación de consolas Xbox 360 y accesorios, un total aproximado de $80 000. Con toda la cabronería del mundo, los perpetradores se dieron el lujo de abandonar las piezas del equipo y controles que ya no funcionaban adecuadamente, así como una consola play-station2 que quizá consideraron lo bastante obsoleta como para que su carga fuera costeable.

El robo, si bien, es una gran pérdida económica para el dueño del local, es también una perdida para nosotros, en una escala menor, pero igualmente lamentable. Mis conmiseraciones para “Gomorra”, paraíso inherente de la diversieón.
En lo que respecta a su semejante (“Sodoma”) simplemente mudó de local, a uno prácticamente frente a la esquina del territorio de meño, ya muchos conocerán su nueva ubicación. Lamentamos la perdida de este centro de recreación sana, esperando que el culpable caiga en las llamas del infierno de las luces rojas en todas y cada una de las consolas robadas.


PD: Pelos!!!: Encontré lo que parecía el cadáver de un extraño ser –pariente quizás del tío cosa-, pensé. Más Tarde me di cuenta de que a algún cetiano rastudo se le despojó de su pulcra cabellera.




1 comentarios:

Fenrir dijo...

Nooooo, por que Monesvol, por queee?!!!
fueron buenos momentos los que pasamos ahí,y lo mejor de todo era el precio, porque se los llevaron, por que no me dieron uno???