Por Fenrir

Durante las vacaciones, obviamente no hay noticias o "material" nuevo sobre el ceti, asi que decidi hacer algunos documentales sobre la vida fuera de la escuela desde mi punto de vista.

Como primera entrega, "La guia del viajero cosmico", que no es mas que mi forma de llegar de un lugar a otro.
Comenzemos:


Utilizar el transporte público en Guadalajara es toda una ciencia reservada sólo para el más avanzado de los científicos egresados de la Oxford. Generalmente, el procedimiento para trasladarse en camión del punto A al punto B es el siguiente:

  1. Antes de llegar a la parada, es necesario tener el dinero listo para subirse. Es recomendable tener exactamente los $5.00 (no $4.50 ya lo subieron los culeros), necesarios para subirse, pero como esa cantidad es un tanto incómoda, es posible utilizar una moneda de $5, $10, un billete de $20, o en casos extremos, un billete de $50. El uso de papel moneda de denominaciones mayores puede ocasionar una gran retahíla de improperios dirigidos tanto hacia su persona como hacia el árbol genealógico (esto no aplica en los tur, cardenal y demas camiones de $9.50, ya que estos si dan buen servicio).
  2. Una vez que se está en la parada, espere. El tiempo de espera es totalmente aleatorio e indeterminado, pudiendo variar entre 5 segundos (en el caso del 622, 610, 646, 644B, etc) y 40 minutos (en el caso del 24, 616, 207, 19 y el 59A, que curiosamente, son unas de las rutas más concurridas).
  3. En cuanto se vea a lo lejos un camión acercándose, el siguiente paso es ponerse de pie, con el torso apuntando hacia la unidad, levantar la mano con el índice apuntando a la calle, e implorarle a Dios para que la unidad realmente se detenga a dar la parada. En un 25% de las veces, el camión simplemente se sigue de largo a toda velocidad; en ese caso, el siguiente paso es levantarle al chafirete el dedo grosero, rayar todo su árbol genealógico, y esperar a la siguiente unidad.
  4. Al subir, entréguele al chofer el dinero (o "transpobre"), si es necesario espere por su cambio, y exígale su boleto de la forma más grosera y majadera posible (sobre todo si tu forma de pago es la segunda). Los choferes son famosos por poner letreros del tipo "Por donde subes es por donde coges", por lo que si no quiere parecer alguien que le gusta "atorar la reversa", no suba por atrás a menos que la unidad esté demasiado llena. Si ese es el caso, puede usted salirse con la suya y no pagar nada.
  5. Ya que esté en la unidad, busque un asiento que esté del lado del pasillo, y échese una jetita. Si le piden permiso para pasar al asiento de la ventana, no se mueva usted hacia ese asiento, pues sus músculos no le permiten a usted hacer ese movimiento; en vez de eso, gire sus piernas hacia el pasillo y permita al otro pasar por el estrecho espacio que queda.
  6. Durante el camino es posible que haya una serie de distracciones: gente que predica la palabra de Monesvol y exige dinero a cambio de sus inspiradores sermones contra las drogas, gente que se pone a lanzar estridentes alaridos en la unidad creyendo que están cantando a capella, músicos que de alguna forma han aprendido a tocar la guitarra con un dedo faltante, y vendedores que ofrecen chocolates adulterados con heroína. En este caso, aplica una sencilla regla: si no le ofrecen algo de dudosa procedencia, ofrezca $2 pesos; de lo contrario, no ofrezca nada.
  7. Cuando llegue al final de su recorrido, apresúrese a llegar a la puerta de atrás, empujando a tanta gente como sea necesario, y presione el botón de parada. Si no funciona dicho botón, grite "¡BAJAN, CABRÓN!".
Una modalidad muy socorrida entre el sistema de transporte urbano en Guadalajara es tratar de subir al mayor número de personas a un solo autobús, para luego acelerar y jugar carreras con los otros camiones para ver quien logra volcarse y causar un accidente llegar a la terminal primero.

Si decide usted viajar en automóvil, recuerde: el sentido común es engañoso, pues la regla de oro es que hay que obrar en contra de él. Si quiere ser multado por un agente de "Vialidát", por ejemplo, asegúrese de manejar siempre en su carril, a no más de 60 km/h, y siempre con educación. Si, en cambio, desea tener un historial limpio de multas, acelere a 190 km/h cada vez que su vehículo toque un carril del Periférico.

4 comentarios:

master chief dijo...

muchos puntos de ahi me resultaron familiares ¬¬

ta bueno

le deberian de dar mas publicidad a este blog

dios dijo...

ke onda
si es cierto muchas de las cosas ahi escritas las e vivido en carne propia pero como todavia no hay presupuesto para un automovil pues nimodo a seguir sufriendo en el trasporte publico o alguno tiene otra forma de viajar mas comodo??'

Domin-Omega dijo...

Yo si; osmosis, solo que esos "Viajes" no cambian tu posicion en el espacio.

Kelpie dijo...

No olvidemos la Proyección astral, la Bilocación y por supuesto los teletransportadores en Blood Gulch Cañon, que te dejan cubiertos de sustanca negra